Belleza y bienestar

Cómo llevar una vida sana con muy poco tiempo

A veces tenemos la actitud de llevar una vida sana, pero lo que nos falta es el tiempo para ello. Si ya hemos hecho lo más difícil, que es seguir una alimentación saludable que haga que cuidemos nuestro cuerpo por dentro, para que eso se note también por fuera; sólo nos falta sacar tiempo cada día para hacer algo de ejercicio. Y eso es lo más difícil.

Podemos estar en nuestro peso ideal pero notar una piel flácida y sentirnos faltos de energía. Y es que si por mucho que nos alimentemos a base de verduras y pescado a la plancha nos dedicamos a pasar nuestro tiempo libre tirados en el sofá nunca vamos a sentirnos bien con nosotros mismos. Un cuerpo 10 sólo es algo que podemos conseguir si le sumamos a un estilo de vida saludable el ejercicio.

Si nuestro problema es la falta de tiempo, el apuntarnos a un gimnasio puede ser una utopía: debes ir hasta allí, cambiarte, hacer el ejercicio un tiempo considerable ya que te has desplazado y estás pagándolo, ducharte, volverte a cambiar y de vuelta a casa. Por lo que debemos adaptar el deporte a nuestro ritmo de vida.

Usa las escaleras

Ya sabemos que quizá no vas a dejar de ir en coche al trabajo porque te ahorra un tiempo valioso de sueño, trabajo o relax con tu pareja, pero quizá puedes subir andando en lugar de usar el ascensor tanto en el trabajo como en casa. Es más, una vez vuelvas del trabajo, sube y baja un par de veces las escaleras de tu edificio. Parece que no, pero si lo haces cada día, empezarás poco a poco a notarte unos glúteos más firmes y no te llevará más de 10 minutos al día.

Sentadillas a la hora de la ducha

El momento de la ducha es un valioso rato que tenemos para nosotros mismos cada día. Aprovéchalo también para ejercitarte. Antes de entrar a la ducha, haz 7 minutos de sentadillas, apoyando tu espalda contra la pared para ayudarte al principio. Si lo unimos con las escaleras que hemos subido al ir al trabajo y al llegar a casa, ya habremos conseguido casi 20 minutos de ejercicio diario.

Salir a correr

Además, consigue salir a correr 2 días a la semana al menos. Levántate antes y sal a correr cuando la ciudad aún no se ha despertado. Empezarás el día con energía cargándote de endorfinas y además en poco tiempo notarás cómo tu cuerpo te lo agradece. Si eres de aquellos a los que se le pegan las sábanas, sal a correr cuando vuelvas del trabajo. Sólo 2 días a la semana, pero que se convierta en tu rutina inamovible.

 

Podemos conseguir moldear nuestra figura en una clínica de cirugía estética con los numerosos tratamientos que actualmente pueden ofrecernos, pero lo que está claro es que no podremos mantener el cuerpo que queremos si no ponemos de nosotros mismos.

Related Posts