Medicina estética

Rinoplastia sin cirugía o rinomodelación

 

La rinoplastia es una de las operaciones de cirugía estética más demandadas en España. Cada vez, más personas deciden operarse la nariz para darle la forma deseada. La nariz, por su situación en el óvalo de la cara, juega un papel importante en el aspecto estético de ésta. Por esta razón, muchas personas se sienten acomplejadas por su nariz y quieren suavizar sus rasgos mediante una rinoplastia.

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, la rinoplastia también se realiza para corregir desviaciones del tabique o problemas respiratorios. No siempre se trata de motivos estéticos. Además, suele ser una cirugía sin excesivas complicaciones en la mayoría de los casos.

Rinoplastia sin cirugía: rinomodelación

Cuando el paciente quiere llevar a cabo una modificación leve o pequeños retoques en la forma de su nariz por motivos meramente estéticos, hay casos en los que no hace falta una intervención quirúrgica.

La rinomodelación es una técnica mínimamente invasiva que evita la cirugía nasal en casos de modificaciones de forma leves.

Es importante recordar que NO en todos los casos se puede evitar la intervención quirúrgica. En la mayoría de los casos es necesaria la realización de una rinoplastia para que el resultado sea el que el paciente espera.

¿En qué consiste?

La rinomodelación consiste en rellenar determinadas zonas nasales con un relleno dérmico (como el ácido hialurónico). Este ácido es compatible con el organismo y reabsorbible. Se coloca en determinadas zonas para rellenar huecos, dar volumen, y así corregir imperfecciones y suavizar rasgos.

También se puede realizar rinomodelación con grasa propia del paciente, obtenido un resultado permanente en el tiempo. A veces es necesaria la rinomodelación para casos en los que se han practicado rinoplastias previas y hay que corregir leves imperfecciones sin recurrir de nuevo a la cirugía.

 

Aunque no es necesaria anestesia para realizar una rinomodelación, sí que es imprescindible que sea realizada por un profesional especializado. Ante cualquier duda, consulta a tu cirujano plástico para que te aconseje la mejor opción.

 

Related Posts