Lifting sin perder expresión
Clínica estética

Un lifting sin perder expresión en la cara

Que no se note el paso de los años es uno de los principales retos a los que cualquier hombre o mujer se enfrenta al mirarse al espejo.

Ya hemos hablado sobre algunos alimentos que pueden ayudarnos a cuidar nuestra piel y prevenir el envejecimiento. Además, existen numerosos tratamientos para ayudar a eliminar esas arrugas y flacidez cutánea que van apareciendo con el paso de los años como consecuencia de la edad, el estrés, el cansancio acumulado, etc…

Uno de los procedimientos menos invasivos y que más gente demanda es el botox, lo que la gente comúnmente llama el lifting sin cirugía, indicado tanto para hombres como para mujeres. Esta técnica consiste en inyectar toxina botulínica para borrar las líneas de expresión y que así éstas se suavicen al gesticular.

Se debe aplicar dos o tres veces al año, ya que los efectos de la toxina se van perdiendo conforme avanzan los meses. Para no perder expresión en el rostro al aplicarse esta técnica y que el resultado sea natural, se debe controlar la cantidad de botox que se inyecta, así como acudir a un centro con profesionales médicos especializados ya que es necesario tener conocimientos específicos de la técnica, para que la aplicación sea correcta y satisfactoria para el paciente.

Sin embargo, en ocasiones esta técnica no es suficiente o queremos una solución más permanente, y necesitamos recurrir al lifting facial para recuperar esa juventud en el rostro que tanto anhelamos.

En lo que primero pensamos a la hora de plantearnos la posibilidad de pasar por el quirófano es que el resultado sea natural, que no se alteren nuestros rasgos y armonía facial y evitar el “efecto cara planchada”. Las técnicas para llevar a cabo el lifting facial han evolucionado mucho, es por ello que actualmente a la técnica de retensado cutáneo se pueden añadir técnicas voluminizadoras, tales como el relleno con grasa del propio paciente, aportando volumen al tercio medio de la cara, logrando unos resultados completamente satisfactorios con la intervención.

Ante la duda de qué técnica utilizar, la mejor opción siempre será consultar a tu médico especialista para que te aconseje cuál es el mejor tratamiento de manera individualizada. Si dudamos entre lifting o botox, este último únicamente está indicado para su colocación en el tercio superior de la cara, por lo que si lo que queremos es matizar las patas de gallo o las arrugas de la frente, ésta puede ser una buena solución. Mientras que si nuestro problema es la flacidez en el cuello, falta de definición de línea mandibular o unas líneas de expresión demasiado marcadas en el contorno de la boca, deberemos recurrir al lifting.

Actualmente existen muchas técnicas de rejuvenecimiento facial que se adaptan a cada persona, para que cuando nos miremos en el espejo nos veamos con la edad con la que realmente nos sentimos por dentro, sin perder la esencia personal.

¡Escríbenos y responderemos a todas tus dudas!

Lifting sin perder expresión