Ácido Hialurónico
Clínica estética

Todo sobre el ácido hialurónico

El uso del ácido hialurónico se ha ido extendido en los últimos años, hasta convertirse en uno de los tratamientos de medicina estética más demandados. Esto se debe a que su aplicación tiene unos efectos satisfactorios e inmediatos en el paciente, siempre y cuando su uso se lleve a cabo por un profesional cualificado.

¿Qué es el ácido hialurónico y qué beneficios tiene en nuestra piel?

El ácido hialurónico es una sustancia que tenemos en nuestro propio organismo de forma natural pero que con el paso de los años vamos perdiendo. Esto provoca que la piel envejezca más rápido. El ácido hialurónico, presente en articulaciones, cartílagos o epidermis (entre otros), ayuda a retener el agua aportando una rehidratación a al organismo. Es por esto que su uso en medicina estética está tan extendido, ya que aplicado sobre el cutis tiene poderes hidratantes y de relleno ante la aparición de arrugas o flacidez en la piel.

Su uso cada vez más extendido, se amplía más allá de la medicina estética. Las propiedades del ácido hialurónico ayudan también en la regeneración de los tejidos por lo que es perfecto para el correcto cicatrizado de heridas o para el tratamiento de la osteoartritis, por ejemplo.

En medicina estética, el ácido hialurónico se suele aplicar sobre todo para reducir las arrugas de la comisura de los labios (surcos nasogenianos) y de la nariz (incluidas las líneas de expresión), así como para el contorno de los ojos (patas de gallo). No solo podemos reducir arrugas, sino dar volumen y contorno a nuestra cara, con muy buenos resultados para pómulos, labios y línea mandibular.

Su uso es ambulatorio (se realiza en consulta), prácticamente indoloro y con resultados inmediatos. La duración aproximada es de unos 4 a 6 meses, aunque existe mucha variabilidad paciente-dependiente.

¿Cómo se aplica?

Hasta hace unos años, la aplicación del ácido hialurónico se llevaba a cabo mediante inyección de esta sustancia en la piel. Sin embargo, con el avance de la medicina estética, actualmente existen también cremas desarrolladas para que la piel absorba las propiedades del ácido hialurónico y puedan verse rápidamente los efectos.

Uno de los mayores beneficios del ácido hialurónico es que no se han encontrado efectos adversos cuando se ha aplicado el producto correctamente, siempre y cuando el paciente no tenga hipersensibilidad a los compuestos del producto (tanto en cremas como inyectado). Aún así, no se recomienda su uso por vía oral si se está embarazada o en período de lactancia, aunque no existen estudios concluyentes de que pueda afectar negativamente durante estos dos períodos.

Como hemos comentado, el ácido hialurónico es un excelente tratamiento para la prevención del envejecimiento, sin embargo, es siempre recomendable que consultes con un profesional antes de someterte a cualquier tratamiento, el cual te aconsejará la manera óptima de aplicación para que tus resultados sean plenamente satisfactorios.

 

Related Posts