Cirugía de

Elevación mamaria

Realza y contornea tu figura con un pecho bonito,
consiguiendo el volumen deseado.

REALZA TU FIGURA
CON UN PECHO BONITO

También llamada mastopexia, esta técnica consiste en elevar, remodelar y reconstituir la forma y volumen de la mama caída (ptósica). Con el paso del tiempo, factores como la genética, la edad, pérdidas de peso, embarazos o una mala calidad de la piel pueden ocasionar su descenso o “vaciado”, en la mayoría de ocasiones progresivo.

Para restablecer y elevar la mama, el proceso comprende la elevación y reposicionamiento del tejido mamario, redistribuyéndolo y eliminando el exceso de piel, que da una apariencia caída al pecho.

En algunos casos, puede realizarse al mismo tiempo un aumento con implantes. Con el implante podemos mejorar el volumen en el polo superior (que normalmente falta por los embarazos o por pérdidas de peso), consiguiendo un resultado muy harmonioso y aportando no sólo volumen, sino también consistencia a la mama.

Para restablecer y elevar la mama, se pueden utilizar distintas técnicas, que valoraremos de forma individualizada dependiendo de las características de cada paciente.

TODO LO QUE NECESITAS SABER

Realizamos la cirugía bajo anestesia general, que tiene una duración aproximada de 2 a 3 horas.

Requiere un reposo de 3 a 7 días, reanudando progresivamente toda la actividad diaria. Podrás incorporarte al trabajo entre 1 y 2 semanas después de la operación y hacer ejercicio alrededor de un mes después.

Aunque en la mayoría de los casos es necesario el uso de prótesis mamarias, no solo para restablecer la forma mamaria sino también para aportar volumen al pecho; en algunos casos es posible prescindir de ellas.

Opciones alternativas a la prótesis son la remodelación de la mama mediante autoprótesis (utilizando el tejido mamario de la paciente) o con transferencia de grasa autóloga (lipoestructura o lipofilling mamario).

Dependiendo de cada caso particular utilizaremos o no drenajes, que se retirarán previo al alta hospitalaria.

No, todas las suturas que utilizamos son absorbibles. Es decir, no tendrás que preocuparte por las molestias al retirarlas.

Dependiendo de la severidad del caso, será necesaria una cicatriz alrededor de la areola (periareolar), vertical o en T invertida. Si bien son necesarias, utilizamos una técnica refinada y meticulosa y un seguimiento exhaustivo postoperatorio para obtener los mejores resultados en la cicatrización y que quede prácticamente imperceptibles.

Todas las curas las realizamos en nuestra clínica. Controlaremos la evolución de las cicatrices y daremos indicaciones durante los controles, proporcionando así una guía para el cuidado postoperatorio.

Tras el alta, realizaremos una serie de controles en nuestra consulta durante la primera semana, a los 15 días, al mes, a los 3 y 6 meses y al año. De esta forma controlamos la evolución de las cicatrices y damos todo tipo de indicaciones para el cuidado de cada paciente.

RESOLVEMOS TUS DUDAS SIN COMPROMISO

Contacto