Cirugía de

Reasignación de sexo

Logra la armonía que deseas entre el género y los genitales.

EL GÉNERO DE TU PERSONA
COINCIDE CON TU ANATOMÍA

La identidad de género de una persona no siempre coincide con su anatomía. En Klenner & Pérez Plaza ponemos a tu disposición la cirugía de reasignación de género (vaginoplastia), con el objetivo de lograr la armonía entre el género y los genitales del paciente.

La vaginoplastia es un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es conseguir una vagina anatómica, estética y funcional. Con esta cirugía logramos mantener una sensibilidad erógena completa.

La técnica más utilizada y aconsejable (siempre que sea posible), es la inversión peneana, que consiste en invertir la piel del pene para crear la cavidad y así conseguir la profundidad deseada (neovagina). Dicha profundidad puede variar en un función de factores como el tamaño del pene y la elasticidad de la piel, entre otros.

En Klenner & Perez Plaza, además de las técnicas de cirugía de reasignación de género, ofrecemos diversos  tratamientos y procedimientos enfocados a personas trans, tales como feminización facial (rinoplastia, mentoplastia, reducción de nuez); cirugía mamaria y cirugía corporal.

TODO LO QUE NECESITAS SABER

Para poder realizar la técnica de inversión peneana, es necesario que la paciente cuente con unas dimensiones mínimas de piel (sumando pene y escroto). En cualquier caso se requiere valoración individualizada previa por el equipo médico, que será quien determine cuál es el procedimiento quirúrgico indicado en cada paciente.

La paciente ingresa en el hospital el día previo a la cirugía, habitualmente por la tarde. El personal sanitario le facilitará un medicamento para realizar una limpieza intestinal previa a la intervención.

  • Para este tipo de intervención es necesario abandonar el tratamiento hormonal un mínimo de 15 días antes de la cirugía.
  • Abandonar el consumo de tabaco 1 mes antes de la cirugía.
  • Reducir el consumo de alcohol 1 o 2 semanas antes de la cirugía.
  • Evitar comidas grasas, pesadas o flatulentas 1 semana antes de la cirugía. Se recomienda seguir una dieta ligera.
  • Realizar una depilación láser en la zona del monte de Venus (pubis) y el escroto (testículos), al menos entre 3 y 5 sesiones. Así facilitarás mantener una neovagina limpia y aseada, especialmente los días posteriores a la cirugía. Además, evita que aparezca vello indeseado en algunos pliegues de los labios mayores y que en el futuro será más complicado eliminar.

La cirugía se realiza bajo anestesia general y la duración estimada varía entre 5 a 6 horas.

El ingreso hospitalario no superará los 3 a 5 días. Durante su estancia, la paciente llevará una sonda vesical, para poder orinar y los primeros 2-3 días debe realizar reposo absoluto en cama. El día del alta, la paciente debe ser capaz de orinar y defecar sin problema por sí sola. Además habrá realizado ya las primeras dilataciones, junto a las indicaciones y ayuda del personal médico.

Los primeros días-semanas tras la intervención, se debe guardar reposo relativo, no realizar esfuerzos o deporte. Es importante mantener las heridas limpias y secas. Deberás realizar 3 dilataciones al día, durante las primeras semanas.

Si, desde el equipo Klenner & Perez Plaza, te pueden recomendar algunos lugares para hospedarte, cerca del hospital y de la clínica, para que tu estancia sea lo más confortable posible.

Para este tipo de intervenciones es recomendable que la paciente esté al menos, de 10 a 15 días en Valencia, donde se realizarán las primeras visitas y curas postoperatorias.

Pasados 15 días postoperatorios la paciente puede retomar el tratamiento hormonal (estrógenos). Se recomienda seguir durante 10-15 días más, con bloqueadores de testosterona. A los 2 meses postoperatorios, la paciente debe acudir a su endocrino habitual para comprobar que los niveles hormonales sean los correctos.

El tiempo de baja es relativo, ya que depende del trabajo que realice cada paciente y la recuperación tras la cirugía. Para trabajos donde no requiera esfuerzos físicos, se recomienda entre 3 a 4 semanas de reposo. Para trabajos donde se requiera mayor esfuerzo, recomendamos entre 4 a 8 semanas.

No hay una fecha exacta, dado que influye principalmente cómo vaya evolucionando la paciente. Si todo va bien, a partir del segundo mes se podría iniciar la actividad sexual.

Las dilataciones juegan un papel fundamental y muy importante durante el postoperatorio en esta cirugía. Durante los primeros 3 meses debes ser muy constante y estricta a la hora de realizar las dilataciones. El equipo médico será quien marque las pautas a seguir. En cuanto todo esté cicatrizado y la paciente haga vida normal, las dilataciones pasan a un segundo plano, siendo recomendable realizarlas una o dos veces por semana, para mantener la cavidad. Además, pueden variar en función de las relaciones sexuales que tenga cada paciente, dado que pueden sustituirlas.

Si es posible. Podemos asociar cirugía facial y mamaria a la cirugía de reasignación de género. No realizamos cirugía corporal asociada.

RESOLVEMOS TUS DUDAS SIN COMPROMISO

Contacto